[Análisis] Crisis Core: Final Fantasy VII - Reunion

Título: Crisis Core: Final Fantasy VII - Reunion                   Plataformas: PS4/PS5, XBOX ONE/Series X|S, Switch, PC

Género: Acción, RPG                                                        Distribuidora: Bandai Namco

 

Tras el lanzamiento de la primera parte de Final Fantasy VII Remake y tras el anuncio de la segunda parte que verá la luz en exclusiva para PlayStation 5, Square Enix no ha querido dejar pasar la oportunidad de relanzar una precuela de importancia considerable para el conjunto del universo construido en Final Fantasty VII y que vio la luz hasta la fecha única y exclusivamente para PlayStation Portable (PSP) allá por 2007.

Con motivo del 25 aniversario de la serie Final Fantasy VII, en Junio de 2022 se presentó este nuevo híbrido entre remaster y remake, que si bien mantiene fidedignamente casi todos los elementos del título original, se añaden un buen puñado de mejoras en el aspecto jugable y especialmente en su apartado artístico y visual con un rediseño total de los modelados de personajes principales y enemigos para asemejar la estética a lo visto en Final Fantasty VII Remake (salvando las distancias).

Pese a que su origen como juego para consola portátil está muy marcado pese a las mejoras, Crisis Core: Final Fantasy VII - Reunion es la oportundidad perfecta para amenizar la espera de la siguiente parte del aclamado remake de Final Fantasy VII y una excusa para profundizar más en algunos acontecimientos del pasado de los personajes que pudimos observar en su primera parte y que los nuevos jugadores podrán comprender en gran parte con el relanzamiento de un título que en su día conquistó a los fans de la saga.

 

 

HISTORIA

A diferencia del Remake del título original del que proviene esta precuela, la trama de Crisis Core: Final Fantasy VII - Reunion permanece inalterada con respecto al título original para PSP. Para comprender la trama de Crisis Core, tenemos que retroceder 7 años antes de la historia del título original, en donde encarnamos a un joven cuyo sueño es convertirse en héroe: Zack Fair, un miembro de SOLDADO de segunda clase que aspira a alcanzar el rango máximo al igual que su mentor, Angeal y su amigo, Sephiroth. Para ello, se ve involucrado en una serie de misiones que le llevarán a formar parte de la guerra de Shinra contra Wutai.

En dichas misiones, se revela que hay otros soldados de origen desconocido que comparten la genética de un Ex-miembro de SOLDADO desaparecido que desertó tiempo atrás al hacer un terrible descubrimiento acerca de Shinra y su ejercito de élite. Génesis, el desertor amigo de la infancia de Angeal y compañero de batallas de Sephiroth aparece en su pueblo natal tras seguir la pista del origen de sus clones revelando su intención de acabar con Shinra alegando que es un autentico monstruo y descubriendo su verdadera naturaleza.

Lejos de ayudar a frenar sus planes, Angeal, nuestro mentor y ejemplo a seguir, decide dar la espalda a SOLDADO y desaparece junto a Génesis ante la incredulidad de su pupilo. Es aquí, donde junto a Sephiroth, Zack irá descubriendo la verdad sobre el origen y pasado de los que antaño fueron amigos, rivales y los tres miembros de primera clase más fuertes de Shinra.

Durante el avance de la trama descubriremos el pasado de personajes ya conocidos como Aerith, novia por aquel entonces de nuestro protagonista. Del mismo modo, veremos la primera aparición de Cloud y el origen detrás de su carismática espada.

 

GRAFICOS

Si hay algo por lo que destaca sobre el resto de apartados en esta remasterización con ciertos toques de remake es sin duda el depurado y mejorado apartado técnico y artístico que ha recibido el juego para aproximarse ligeramente a los diseños y modelados vistos en Final Fantasy VII Remake.

Al título a diferencia de otras remasterizaciones, no le basta con mejorar la resolución del juego original y mejorar ligeramente las texturas....todo su apartado técnico (en su gran mayoría) ha recibido un lavado de cara que, si bien por otros elementos que detallaremos un poco más adelante, aun se nota que estamos ante un juego de bastantes años atrás desarrollado para una consola portátil, es digno de agradecer especialmente para los jugadores que apenas acaban de concoer la franquicia.

Todos los escenarios han sido retexturizados a un altísimo nivel de detalle, introduciendo además diferentes efectos lumínicos, sombras y demás recursos visuales que podría parecer un título desarrollado de cero para la pasada generación de consolas. También todos y cada uno de los modelados  de los personajes han sido rediseñados, agregando en ocasiones (especialmente en los combates) un buen puñado de nuevas animaciones que aportan un sistema de juego mucho más dinámico y frenético que el título original.

Pero no es oro todo lo que reluce en este sobresaliente apartado: La plataforma original de la que proviene el título se deja notar en todo momento con secuencias ingame con una escasa o nula sincronización labial, movimientos robóticos que chirrían frente a los excelentes y rediseñados modelados o la linealidad y el reducido tamaño de los escenarios que apenas incitan a la exploración. Estos son algunos ejemplos de las "deficiencias" del título si nos pensamos que estamos ante un título rediseñado desde cero.

También cabe señalar que las por aquel entonces impresionantes secuencias CGI que nos dejaron boquiabiertos en PSP han sido reescaladas para la ocasión. Pese a que algunas de ellas siguen siendo impresionantes, se nota el paso de los años tras sus espaldas, dejándose notar ciertos movimientos y animaciones en las mismas que hoy día serían mucho más realistas y estarían mejor efectuadas. Además, los diseños de las secuencias CGI comparados con los nuevos rediseños de Crisis Core: Final Fantasy - Reunion, aunque se asemejan, se notan algo diferentes.

Para realizar la review, hemos podido tener en nuestras manos una copia para Nintendo Switch, la cual nos ha sorprendido las capacidades de la híbrida de Nintendo con un título que luce espectacular tanto en modo portátil como en modo sobremesa pese a la bajada de resolución dinámica que emplea el título para no bajar de los 30 FPS.

 

JUGABILIDAD

Con respecto a la jugabilidad, nos encontramos con un título que conserva su planteamiento de juego y su estructura exactamente igual que el juego original lanzado en exclusiva para PSP, pero que añade elementos durante el combate (en tiempo real) para hacerlo mucho más dinámico, frenético y divertido que el juego de 2007.

Para empezar, cada misión (ya sea de historia principal o secundaria) nos permitirá desplazarnos por escenarios pequeños y excesivamente lineales, cuya mayor complejidad será tomar una bifurcación donde podremos encontrar algún cofre que otro. Los enemigos podremos verlos en todo momento esparcidos en el escenario, entrando en combate al acercarnos a ellos al igual que en el título original. La cosa cambia al entrar en el modo combate: A diferencia que el falso combate en tiempo real que pudimos disfrutar en el Crisis Core original, En Crisis Core: Final Fantasy VII - Reunion estamos ante un nuevo planteamiento de combate que se asemeja al que pudimos ver en Final Fantasy VII. Enfrentamientos en tiempo real contra diferentes criaturas o enemigos que podremos seleccionar y fijar antes de asestar golpes a diestro y siniestro con nuestra espada mientras realizamos esquivas o bloqueos para evadir sus ataques. Además, disponemos de un atajo de botones para hacer uso de las diferentes materias y habilidades que podemos equipar (hasta 4) y otro atajo para seleccionar diferentes objetos de nuestro inventario para poder usar durante los enfrentamientos sin cortar la acción desenfrenada del enfrentamiento.

Al igual que en el juego de PSP, vuelve una vez más un sistema peculiar que simula una suerte de slots de máquinas tragaperras y que es conocido como OMD (Onda Mental Digital). A medida que avanzamos en la trama y conocemos a nuevos personajes durante nuestra aventura iremos desbloqueando nuevos slots de personajes para el sistema OMD. Dicho sistema pasivo es completamente aleatorio durante los combates, siendo sólo efectivos cuando por azar conseguimos tres slots con el mismo personaje. De conseguirlo se desbloquearán algunas bonificaciones temporales especiales como el poder usar materias durante un corto espacio de tiempo sin que consuman nuestros PM, un aumento en nuestra vitalidad o fuerza y las ventajas más útiles y poderosas durante el combate: Poder realizar poderosos combos y ataques además de invocaciones.

Este sistema OMD es exclusivo de este título y aunque reconozco que dejar gran parte de la resolución del combate al azar no es santo de mi devoción, he de confesar que conseguir ciertos ataques o bonificaciones en momentos claves de la lucha puede conseguir momentos épicos durante el gameplay.

El resto de elementos de este apartado son un calco con respecto a la versión original (y en este caso, eso no en un punto favorable para esta remasterización). Crisis Core: Final Fantasy VII - Reunion peca de contener un sinfín de misiones secundarias que no aportan absolutamente nada a la trama y que sólo sirven para farmear nivel, conseguir accesorios para mejorar las estadísticas de Zack u objetos consumibles que podremos usar durante la historia principal. Estas misiones secundarias son repetitivas y pueden llegar a cansarnos rápidamente (pero insistimos...esto ya se encontraba el el título original y era uno de los puntos flacos del juego que esta trabajada remasterización por desgracia ha heredado).

 

SONIDO

Salvo rara excepción, un título de la saga Final Fantasy es una apuesta segura a ser un título con un apartado sonoro y una banda sonora excepcional...y Crisis Core cumple a rajatabla con esta premisa. Esta remasterización incluye la banda sonora original del título de PSP, la cual ya era orquestada en las piezas más clásicas y cargada de pistas cañeras en las pistas enfocadas a la acción.

En 2007, a no ser que jugases con un UMD japonés del título, las únicas voces disponibles por aquel entonces eran las de los actores de doblaje americanos que prestaron su voz para la ocasión (además, las cinemáticas estaban retocadas para que las labiales concediesen con el inglés). El paso de los años y un formato que permite una mayor capacidad de almacenamiento han conseguido que en esta ocasión (para los que amamos los títulos de corte japonés con las voces originales de los seiyuus nipones) podamos seleccionar el idioma de las voces tanto inglés (cuyo doblaje se encuentra a un gran nivel) como en japonés.

 

CONCLUSION

A diferencia de otras remasterizaciones sin ningún tipo de mimo ni trabajo detrás en las que sólo se nos ofrece el mismo producto que años atrás fue lanzado en otra plataforma pero con un aumento considerable de su resolución original para estandarizar a los mínimos de los tiempos actuales, Squae-Enix ha mostrado ganas en querer traer de vuelta una precuela mítica de un juego histórico para que tanto los nuevos jugadores como los de antaño puedan disfrutar una vez más del pasado de Final Fantasy VII.

El apartado artístico y técnico ha sido completamente rediseñado, adaptando los modelados y los entornos a lo que ya pudimos ver en Final Fantasy VII Remake y hacer de este nuevo producto un juego que proporcione sensaciones familiares a aquellos que jugaran la primera parte del remake.

Pese al esfuerzo innegable en mejorar el título en el apartado visual, sobre sus espaldas pesan los años, siendo inevitable que en numerosas ocasiones seamos conscientes que, pese a lo que puede aparentar a primera vista, estamos ante un título menor cuyo origen queda patente desde los primeros minutos de juego.

Una trama extraordinaria que da a conocer numerosos acontecimientos que se narran en el Final Fantasy VII original lo convierten en un título imprescindible para los fans de la séptima entrega numerada de la franquicia. Además, para aquellos que no serían capaz de aceptar un sistema de juego muy diferente a lo visto en el remake, Crisis Core ha rediseñado su sistema de combate para convertirse en un título de acción en tiempo real mucho más frenético y dinámico que el Crisis Core original. Pese a los cambios en las mecánicas de combate, el peculiar sistema de combate pasivo conocido como OMD vuelve una vez más para proporcionar unas secuencias de combos e invocaciones  espectaculares.

Crisis Core: Final Fantasy VII - Reunion es sin duda la pieza del puzle que faltaba para los nuevos jugadores desconocedores de la historia de la saga numerada que desconocían ciertos flashbacks o comentarios que ya aparecían en la primera parte del Remake (cuyo misterio se resuelve con esta secuela). Además de aportar una mayor profundidad a los personajes principales del juego principal, esta precuela sirve para ir calentando motores ante la salida de la próxima entrega del remake.

 

NOTA: 8