Análisis Hyrule Warriors

Título: Hyrule Warriors                                     Plataforma: Wii U

Género: Acción, Hack '&' Slash                          Distribuidora: Nintendo

Hace casi un año desde aquel 18 de diciembre donde Nintendo mostró en su ya famosas "Nintendo Direct" un inesperado video donde se nos presentó una versión de desarrollo aun temprana de lo que por fín podemos disfrutar a día de hoy con un lavado de cara destacable en el apartado visual pero cuya frenética jubabilidad se mantiene intacta.

Llega a Wii U el esperado Hyrule Warriors; fruto de la unión en "sagrado matrimonio" de Koei Tecmo y Nintendo. Del resultado de dicha unión nace una fusión inicialmente extraña pero perfecta de lo que son dos de las obras más destacables de cada compañía: Dynasty Warriors por parte de Tecmo Koei, y The Legend of Zelda de la mano de Nintendo.

Hyrule Warriors supone una novedad en ambas franquicias, ya que, al ser un spin-off, al margen de la cronología y la jugabilidad clásica de la saga del elfo, otorga una jugabilidad que, aunque ya se dejo ver en según qué momento de Skyward Sword, puede suponer un cambio relevante en títulos futuros de la franquicia de Nintendo. Del mismo modo, La popularidad de Link y compañía, ayudará a un género bien asentado en oriente pero que por estos lares no cuenta con la popularidad que merece la saga Dynasty. Además, aparecen elementos nuevos inexistentes en la franquicia Dynasty Warriors que mejora muy mucho la jugabilidad del título.

 

HISTORIA

 

Desde tiempo atrás, se escucha en el viento el eco de la "Guerra de las Eras"... una leyenda que circula de boca en boca entre los habitantes de Hyrule donde se narra la épica victoria del bien contra el mal de manos de un joven guerrero que, haciendo uso de su valor, el coraje y la sabiduría, dividió el mal que atemorizaba a Hyrule en cuatro partes, siendo tres de ellas sellada en epocas pasadas de la historia del Reino y una custodiada por siempre por el arma de aquel héroe: La Espada Maestra.

Después de años de paz, donde desde entonces no se conoce amenaza alguna que cierna Hyrule, una terrible oscuridad ensombrece el extenso y basto reino. De unos misteriosos portales surgidos de la nada, avanzan hordas de demonios y enemigos que, dirigidos por una misteriosa y exuberante bruja llamada Cya y junto a Volga, un poderoso caballero capaz de dominar el fuego, tratan de liberar el mal sellado por largo tiempo atrás.

Pese a la paz que reinaba, los aliados de los dioses no dejaron de estar alerta ante una inminente amenaza. En el Castillo de Hyrule, se han seguido formando guerreros dispuestos a defender a su princesa y la trinidad sagrada de la trifuerza. Es por eso que, desde el momento en el que el mal comienza a acechar, el ejercito del bien bajo las órdenes de la Princesa Zelda, acompañada por un inexperto aprendiz de guerrero llamado Link, no duda en enfrentarse codo con codo contra todo aquel que quiera sembrar de nuevo el caos.

Un breve resumen del que sin duda y pese a no ser un juego salido directamente de las manos de Nintendo, cuenta con una historia muy interesante donde conoceremos a nuevos personajes inéditos en la saga como la joven e inocente hechicera Lana o la bruja Cya (las cuales deseamos fervientemente que aparezcan para quedarse en futuros títulos) junto a los personajes más conocidos y memorables de los tútlos más recientes de la franquicia Zelda desde Ocarina of Time hasta Skyward Sword. Por si fuera poco, Koei y Nintendo juegan con el factor nostalgia al incluir épocas vividas en los títulos antes nombrados, lo cual asegura homenajes a porrillo que sin duda hacen las delicias de todos los que somos amantes de esta gran serie.

No hay que olvidar que Hyrule Warriors no es un Zelda propiamente dicho, pero pese a ello, su argumento está lo bastante bien hilado como para que el fan se enganche desde el minuto uno.

 

GRAFICOS

 

Hasta que salga el próximo Zelda exclusivo para Wii U, Hyrule Warriors es lo más cercano a una aventura del joven elfo en HD que tenemos hasta la fecha. Por fin podremos disfrutar del mágico y fantástico mundo de Hyrule en una consola de alta definición donde, en este título en cuestión, destacan de sobremanera el modelado y calidad en el diseño de todos los personajes.

Dejando de lado el estilo cartoon que ha mostrado la saga en las últimas entregas, Hyrule Warriors cuenta con un apartado visual más serio. Pese a que los diseños de los personajes son facilmente reconocibles al ser ya conocidos de otros títulos, el toque de la franquicia Dynasty queda patente en muchos pequeños detalles como las armas o el nivel de detalle de cada uno de los atuendos.

Algo clásico de Dynasty Warriors, y sello personal de Koei Tecmo es sin duda la inmensa cantidad de elementos que aparecen en pantalla en todo momento. Se nos hace imposible calcular la cantidad de enemigos que podemos contemplar hasta donde nos alcanza la vista, lo cual hace alarde hasta cierto punto de que la potencia de Wii U puede dar aun mucho de qué hablar. Por desgracia, y como es habitual también en la saga Dynasty, ese gran numero de "masillas" (término que se emplea para describir a masas de enemigos en el género musou al que pertenece Dynasty Warriors) conlleva a que los escenarios, sin ser escandalosos, luzcan a un nivel inferior que el resto de elementos. Dichos escenarios aunque son amplios, carecen del detalle general del título, haciendo uso de texturas de menor calidad y de polígonos menos pulidos y más cuadricuados a según qué objetos presentes en el escenario.

Por desgracia, y no sólo por el número de enemigos en pantalla, sino también por los incontables efectos de luz que emana nuestra arma entre golpe y golpe, la estabilidad del título se ve afectada con puntuales bajadas de frames cuando la carga en pantalla de enemigos es muy superior a lo habitual. Al contrario que en la recta final de Skyward Sword, donde en una situación similar a la jugabilidad que se nos plantea en este Spin-off, la bajada de frames era constante y realmente descomunal, en Hyrule Warriors sólo ocurrirá esto y a mucha menor escala en situaciones donde se nos acumulen un número muy importante de enemigos, sumado al condicionante de los efectos visuales antes mencionados. Quitando ese detalle, la estabilidad y la fluidez del título es constante y sorprendente durante todo el desarrollo de cada fase.


Un apartado que gusta y convence especialmente por reconocer elementos y lugares de la saga, donde sin duda el fenómeno fan no valorará de la misma manera este apartado que alguien que no sea un jugador conocedor de The Legend of Zelda.

 

JUGABILIDAD

 

Aquí es donde, cuando jugamos los primeros minutos de Hyrule Warriors, entendemos que pese a que pueda parecerlo, no estamos ante un titulo de Zelda propiamente dicho. Y es que la jugabilidad sin duda ha corrido de parte de Koei Tecmo y está basada casi en su totalidad en la franquicia Dynasty Warriors.

Atrás quedan los incontables puzles para dejar paso a la acción frenética y en ocasiones desquiciante por la cantidad de enemigos que cada segundo arremeterán contra nosotros. Dichos enemigos, los cuales como ya he mencionado arriba, en la franquicia Dysnasty reciben el nombre de "masillas", cumplen con la premisa establecida donde, al igual que Dynasty Warrior, no se caracterizan por querer atacar de manera incesante contra nosotros. Su misión es mas la de estorbar que ser realmente una amenaza para nuestra barra de vida. Entre tanto moblin y mogoblin conocido, habra enemigos más poderosos y resistentes a la par que numerosos jefes que podemos vencer de manera especial ya que, tras al estudiar sus ataques, descubriremos que sobre él aparece un hexágono fragmentado en "quesitos" que indican que en ese preciso momento, nuestro rival es vulnerable y débil ante nuestros golpes, pudiendo crear animaciones especiales de eliminación.

Para hacer frente a las hordas de enemigos dispondremos de multitud de combos y golpes que iremos aprendiendo gracias a ir subiendo de nivel y a los materiales que podremos obtener durante cada fase. Antes de cada nivel, podremos acceder a la "Armería", lugar donde obtendremos (haciendo uso de dichos materiales) insignias ofensivas que nos darán atributos y nuevos combos para el combate, insignias defensivas, que nos otorgarán mayor resistencia a elementos como el fuego, el hielo, etc..., e insignias de apoyo, las cuales serán importantes para recuperar los bastiones que en breve explicaremos ya que son un elemento nuevo inexistente con anterioridad en Dynasty Warriors.

Además de los golpes normales, fuertes y los combos que podremos usar combinando los diferentes botones, dispondremos de dos ataques especiales que sólo podremos realizar cuando hayamos conseguido cargar sus barras de energía correspondientes. El primero de ellos y más sencillo de utilizar, podremos hacerlo al eliminar una gran cantidad de enemigos o al obtener items que nos proporcionan energía amarilla. Dicho ataque especial se muestra en una cinemática espectacular, la cual, dependerá no sólo del personaje, sino del arma que portemos en ese momento.

Por otro lado, dispondremos de la barra verde de mágia característica de la saga Zelda. Si desatamos el poder una vez completa la barra de mágia, conseguiremos que nuestro personaje adquiera mayor velocidad de movimiento y fuerza de ataque, a la vez que culmina con un gran ataque de area que arrasará con practicamente todo lo que aparezca en la pantalla.


Además de las decenas de armas principales que podremos equipar a cada uno de los personajes jugables, dispondremos de armamento secundario como el mítico boomerang, el arco o las incombustibles bombas que acompañan a Link desde el primer título de Nintendo NES, el cual podremos seleccionar con la cruceta durante el combate.

Durante cada nivel, deberemos cumplir unos objetivos que se nos irán asignando en función de cómo evolucione la batalla. A medida que vayamos elimiando rivales iremos subiendo la moral de nuestro ejercito a la vez que conseguimos controlar el terreno antes dominado por goblins o trolls. Dentro de cada mapa de batalla, destacan los bastiones: un elemento nuevo inédito en la franquicia Dynasty Warriors y que esconden numerosos items especiales como piezas de corazón u armas desbloqueables. Dichos bastiones son zonas que se pueden conquistar después de derrotar a varios enemigos y subjefes. Una vez controlado un bastión, la moral de nuestro ejercito subirá considerablemente, siendo así más fácil que nuestro ejercito sea capaz de eliminar a enemigos poderosos si nuestra ayuda. A su vez, suponen un punto estratégico para distribuir mejor nuestras tropas en el mapa y facilitarnos el avance en el caso de que se requiera nuestra ayuda en alguna zona lejana. Y es que, al contrario de lo que pueda parecer, pese a que el título peca de ser un poco lineal y repetitivo como todo Dynasty Warriors, nos da la oportunidad de explorar para conseguir objetos especiales o de imponernos el reto de conquistar todos los bastiones antes de acabar el nivel (cosa que por cierto, no será nada fácil).

Tras explicar los aspectos clásicos de Dynasty Warriors que podremos dsfrutar en este título, hay que recalcar que Eiji Aonuma ha incorporado también durante la supervision del desarrollo de Hyrule Warriors, el toque Zelda gracias al "Z-Targgeting" creado por Miyamoto para Ocarina of Time. Con esta opción podremos fijar a nuestro enemigo para que la acción de nuestro personaje y la cámara se centre principalmente en él. Esto resulta especialmente útil en combates contra jefes como Dodongo, Volga, Ghoma, etc...

A grandes rasgos y de manera resumida, en esto consiste la jugabilidad básica de Hyrule Warriors, la cual, será la misma en los diferentes modos de juego disponibles:

 

  • Modo Leyenda: Es lo equivalente al modo historia. En este modo de juego seremos capaz de desbloquear nuevos y conocidos personajes jugables de la saga Zelda. Impa, Sheik, Darunia, la princesa Ruto, la hechicera Lana, Maripola, Fay, Zelda o Midna serán algunos de los muchos personajes que podremos desbloquear para poder jugar con ellos. Cada uno de ellos dispone de sus propias animaciones, sus propias armas y ataques especiales, los cuales, todos rememoran algun evento o momento de la franquicia Zelda que dibujará la sonrisa de todo fan. En este modo podremos ganar rupias y experiencia para subir de nivel. Además, en la armería que se encuentra en el bazaar, podremos modificar nuestras armas gracias a los huecos o ranuras de mejora que cada una posee para darle así atributos y mejoras especiales. En este modo aparecen de manera puntual y después de conseguir unos objetivos de cada fase, las Skulltullas doradas las cuales nos proporcionan un fragmento de imagen que podremos completar en la Galería.

 

  • Modo Libre: En dicho modo, podremos rejugar los niveles desbloqueados del Modo Leyenda a la par que podremos seleccionar el personaje que queramos de los que hemos desbloqueado (ya sean heroes o malvados como Ganondorf, Zant o Grahim entre otros)

 

  • Modo Aventura: Quizás uno de los modos más divertidos sin restarle importancia al modo Leyenda. En este modo de juego nos desplazaremos por un mapa clásico de aspecto retro inspirado en el primer Zelda de NES. Cada casilla de dicho mapa equivale a una misión a superar que cuenta con unos requisitos u objetivos especiales (completar la misión en un tiempo determinado, eliminar a un número determinado de enemigos en 10 minutos, etc...) Además, habrá casillas con items escondidos que sólo podremos lograr durante la misión siempre y cuando hayamos conseguido encontrarlo haciendo uso de las velas que iremos encontrando en otras misiones del mapa. Un modo rápido y trepidante, que a diferencia del modo leyenda o Libre, cada partida es diferente. Además, si ya de por sí Hyrule Warriors es un juego extenso en comparación a lo que hay en el mercado actual, el modo Aventura y sus multiples objetos escondidos alargan la vida del juego de manera muy considerable.

  • Modo Desafío: Un modo más complejo, con otros retos y objetivos a superar y que cuenta con marcadores online con los records de cada uno de ellos.

 

No podemos acabar este apartado sin hablar del modo multijugador de Hyrule Warriors. Por desgracia, el multijugador es exclusivamente local, dejando sólo el online para los marcadores del Modo Desafío. El modo multijugador permite disfrutar de esta frenética y excitante lluvia de tortas con un amigo gracias a la compatibilidad del control Pro de Wii U o el Wiimote y el Nunchaku de Wii. Mientras que el jugador que opte por este uso de control deberá usar la pantala del televisor para ver a su personaje, el segundo jugador usará el WiiPad y su increible a la par que útil función Off-TV.

Este modo amuenta la diversión del título a poder organizar y dividirse por el mapa para segurarse conseguir todos los corazones y armas escondidas en cada nivel.

Por último y no menos importante, Hyrule Warriors es de los pócos títulos cuyo contenido adicional es deseado desde el primer día en el que se anunció. Pese a que el título esta recibiendo (y esperemos que lleguen a Europa) multitud de actualizaciones gratuitas con nuevos personajes armas y niveles, Nintendo anunción un pack de contenido descargable donde, si ya el título en sí es la cúspide del fanservice, eleva este sentimiento fan a la enésima potencia anunciando nuevos personajes y trajes de sagas tan deseadas e importantes como Majora's Mask.

 

SONIDO

 

Si algo no puede faltar en un Dynasty Warriors es una banda sonora metalera cargada de acción. Como no podría ser de otra manera, Hyrule Warriors continua con esa premisa con el añadido de que casi en su totalidad, las sintonías que podremos escuchar durante todo el juego pertenecen a las composiciones más importantes y destacables de la franquicia de Nintendo. Desde el imprescindible tema principal de la saga, pasando por el mítico tema del pueblo Kakarico, la campiña de Hyrule tanto de Ocarina of Time como de Twilight Princess o una maravillosa versión cañera de la preciosa Balada de la Diosa nos acompañarán en el transcurso de toda la aventura; siendo cada versión de una calidad abrumadora que nos erizará os pelos de la nuca en los momentos cumbre de cada nivel. Exquisita y adictiva al igual que machacona, Hyrule Warriors pone la guinda con este apartado en un título que, insistimos, pese a no ser un título de la cronología Zelda, derrocha calidad y, sobre todo, cariño al fan y a los personajes de la obra de Nintendo.

Las piezas que son exclusivas y nuevas, difirieren bastante de lo que solemos encontrar en las composiciones de The Legend of Zelda, pero pese ser de una calidad ligeramente inferior, no desentonan en absoluto en el increíble repertorio musical que Hyrule Warriors nos ofrece.

Por desgracia (y esto es un lastre que Nintendo aun no ha solventado) no contamos con un doblaje de los personajes (pero si de la narradora de la historia en perfecto inglés) más allá de los típicos gemidos y gritos. No sólo es una pena a nivel argumental e interpretativo de las cinemáticas de la historia, sino que también dificulta que, en los momentos más tensos o agobiantes del juego, nos perdamos diálogos de nuestros aliados. Si Nintendo está evolucionando con cada título su laureada franquicia, quizás sea el momento de dar un paso más allá y dar voces de una vez por todas a sus personajes.

 

CONCLUSION

 

Hyrule Warriors es la fusión perfecta de dos franquicias diferentes pero que a diferencia de ser como el agua y el aceite, se compenetran de manera sensacional. Un juego plagado de homenajes a títulos pasados de la saga, hacen las delicias de todo fan de la franquicia que se precie de serlo. Team Ninja y Omega Force han sabido plasmar la frenética y emocionante esencia y jugabilidad de Dynasty Warriors junto al carisma de los numerosos personajes e items de la saga The Legend of Zelda que aparecen.

Pese a su trepidante jugabilidad, el juego puede resultar repetitivo dado a la facilidad del mismo,aunque podremos elegir el nivel de dificultad siempre que queramos antes de cada nivel. El mayor aliciente que Hyrule Warriors nos plantea reside en el reto de conseguir todos los items (que no son pocos) coleccionables, a la vez que nos divertimos como enanos repartiendo tortas por doquier a ls cientos de enemigos que aparecen en pantalla.

Un control sencillo e intuitivo donde el toque Zelda queda patente con el Z-Targeting, facilita que llevemos a buen puerto el factor estratégico del título de dominar los bastiones que en enemigo controla. Pese a ser lineal en su desarrollo, habrá submisiones dentro de cada nivel que podemos no salvar sin que se acabe la partida. Además, dispondremos de libertad total para explorar cada fase siempre y cuando uno de nuestros objetivos no fracase antes de tiempo.

Con un diseño y una adaptación más madura de los personajes conocidos sublime, Hyrule Warriors es un juego vistoso e impresionante a nivel visual por la ingente cantidad de elementos que muestra en pantalla. Pese a ello, los escenarios carecen de la calidad general del título, quizás para poder mover con la mayor fluidez posible el título ante los momentos más caóticos. (pese a ello, no se libra de alguna ralentizacion puntual que otra).

Si a esta novedosa jugabilidad le sumamos una historia que nada tiene que envidiar a un Zelda, un repertorio de personajes que múchos otros títulos desearía tener, y el exquisito trato al fan que Koei y Nintendo nos está brindando con actualizaciones de personajes y armas gratuitas, a la par que los numerosos atuendos de otras sagas y nuevos personajes y modos de juego con el contenido adicional de pago; no nos tiembla la voz si afirmamos que Hyrule Warriors es el título fanservice por excelencia hasta la fecha y que, según los movimientos que sigan de aquí en adelante con la política de DLCs, no sería de extrañar ver una secuela del mismo en años venideros.

Hyrule Warriors es un juego que hará las delicias de los amantes del "Musou" y, especialmente, a los fans de The Legend of Zelda (habiendo jugado o no a un Dynasty anteriormente). Un título que, pese a no poseer en su título la palabra "Zelda", puede sentar un precedente en la saga principal de Nintendo con su trepidante jugabilidad cargada de acción. Para mí, sin duda alguna, un imprescindible por su gran cantidad de pros y sus escasos contras.

 

LO MEJOR:

  • Historia muy digna y cuidada. ¿Multitud de referencias y homenajes a sagas míticas de Zelda? Shut up and take my money!!!
  • Como buen Dynasty, cuenta con una jugabilidad cargada de acción y enemigos que, pese a su poca fiereza, son la  clave de la diversión del título.
  • El alto repertorio de combos hará de Hyrule Warrior una experiencia visual y jugable. Conseguir todos los items y objetos escondidos será todo un reto.
  • El plantel de personajes...lo mejor de lo mejor de la saga...¡¡¡y podrán ser jugables todos!!!
  • Banda sonora metalera cuyas versiones de temas conocidos elevan el fanservice a la máxima exponencia. Sencilllamente Brutal el apartado sonoro.
  • El Modo Aventura...todo un acierto.
  • Lo mejor y más importante...el cariño y el respeto hacia el fan que Koei Tecmo y Nintendo han mostrado con Hyrule Warriors. Chapó, chapó y chapó.

 

LO PEOR:

  • Pese a ser un título frenético cargado de acción (y pese a no disponer de tiempo para contemplarlos con todo detalle), los escenarios cuentan con una calidad inferior al resto del apartado gráfico.
  • En puntuales ocasiones, el juego pega una bajada evidente pero no perjudicial de frames. Tanto enemigo y efecto especial a la vez en pantalla es, por desgracia, lo que tiene.
  • Lineal y repetitivo si no estas familiarizado ni con u Dynasty Warrior o con la saga Zelda. Este título juega con el sentimiento del fan y la diversión de acabar con miles de enemigos con impresionantes combos y ataques especiales. Si buscas algo más elaborado o complejo, este sin duda, no es tu título.

 

NOTA: 8,5