Análisis ARK: Survival Evolved

Título: ARK: Survival Evolved                       Plataforma: PlayStation 4, Xbox One y PC

Género: Supervivencia                               Distribuidora: Koch Media

Que los juegos de supervivencia están de moda es algo que simplemente, siendo un poco conocedor del mundillo, podemos apreciar con la enorme oferta de diferentes títulos de mundo abierto centrados en este tipo de jugabilidad. No son pocos los títulos que anteriormente aparecieron para la plataforma digital Steam que, con el boca a boca y gracias a los youtubers de todo el mundo, han conseguido alcanzar un reconocimiento tal como para alcanzar los 10 millones de copias vendidas con tan sólo unos meses desde su lanzamiento.

Dentro del mismo género de supervivencia, podemos encontrar diferentes títulos orientados más al PvP (Player versus Player) multitudinarios como pueden ser los antaño populares DayZ Mod y su versión Standalone más reciente, H1Z1 King of the Kill o el último y más popular dentro los considerados "Battle Royale" Playerunknown's Battlegrounds. Por el contrario, existen otros juegos que si bien están enfocados también al PvP, cuentan con el añadido de tener que desenvolvernos en un mundo plagado de peligros en donde para sobrevivir, deberemos fusionarnos con el entorno y hacer acopio de sus elementos para fabricar todo lo necesario para sobrevivir cual naufrago en una isla desierta.

Este tipo de juegos de supervivencia comenzaron a subir como la espuma en la plataforma digital anteriormente mencionada pero, dado que el desarrollo de los mismos era más bien amateur, la calidad gráfica o la frecuencia con la que se resolvian los numerosos bugs hicieron restar popularidad a dichos juegos.

No fue hasta 2015 y gracias a una estrategia de publicidad muy acertada (ya que el título que a continuación vamos a reseñar en su versión final fue lanzadoa la venta escasos días después del lanzamiento de la última superproducción de la saga cinematográfica Jurassic Park) que apareció en una versión aun temprana ARK: Survival Evolved.

Inmediatamente, dado su ambicioso apartado gráfico y a la nueva propuesta inédita en el género, de poder domesticar y amaestrar a los dinosaurios presentes en el juego para usarlos tanto como montura como armas, ARK: Survival Evolved consiguió imponerse como el juego de supervivencia puramente dicho con más éxito y jugadores hasta la fecha en su versión de PC.

Pese a estar por aquel entonces como acceso anticiado, con los consecuentes bugs y poblemas de rendimiento, Wildcard, la desarrolladora encargada de este salvaje proyecto, no tardó en subir un peldaño más en su afán por querer hacer llegar el título al mayor número de jugadores posibles lanzando la versión del título para las consolas de actual generación.

Con la salida del acceso anticipado en formato digital para PlayStation 4 la comunidad de jugadores de la sobremesa de Sony aficionados al género podían disfrutar por primera vez de un juego de supervivencia con un apartado gráfico más apropiado para los tiempos que corren que ofrecían una cantidad ingente de propuestas y sistemas jugables donde cualquier elemento de la naturaleza nos serviría para poder fabricar nuevos elementos que nos ayudarían a sobrevivir en el título. Con la popularidad de ARK de manifiesto en todas las plataformas, Wildcard ha seguido trabajando duramente para solventar los diferentes problemas que arrastraba el título desde sus inicios, a la par que añadía nuevo contenido y expansiones de manera gratuita para evitar que sucediese una vez más lo mismo que en pasado les sucedieron a la competencia.

El pasado 29 de agosto, el fruto de tanto esfuerzo llegó a su fin con el lanzamiento a la venta en formato físico de la versión final de ARK: Survival Evolved donde por fín podremos descubrir si este aclamado pero a la par controvertido titulo, ofrece la calidad y la propuesta de juego sólida que los desarrolladores prometían.

 

GRAFICOS

 

Desde su lanzamiento, ARK: Survival Evolved ha llamado la atención de los fans de los títulos de supervivencia por su nivel en el apartado técnico, siendo el único título hasta la fecha del género con un acabado gráfico digno de la actual generación de consolas. Por el contrario, el motor Unreal Engine 4, el que se caracteriza por ofrecer gráficos de infarto a costa de una baja demanda rendimiento, no ha sido del todo explotado por los chicos de Wilcard, ofreciendo un buen acabado técnico por encima de una estabilidad de FPS. El juego dispone de compatibilidad con la versión vitaminada de PS4; PlayStation 4 Pro, donde el título nos oferta la posibilidad de configurar algunos apartados gráficos para mejorar la experiencia visual con un framerate fijo de 30 FPS (con bajadas frecuentes importantes) o por el contrario, disminutir la carga gráfica a costa de mejorar el rendimiento considerablemente logrando alcanzar los 60 FPS con bajadas nunca por debajo de los 30 FPS mínimos que se exijen hoy día.

La diferencia entre ambas versiones se nota especialmente en las texturas, donde en calidad normal, no cuentan con tanto nivel de detalle como en el modo avanzado de configuración. En otros elementos como las sombras, la distancia de dibujado, o efectos atmosféricos (como la nieve) o partículas, también encontramos una importante diferencia entre los dos modos gráficos.

Pese a que ya está disponible la versión final del título, el juego sigue sufriendo importantes problemas de rendimiento en según qué secciones ya que, en zonas del mapeado (por ejemplo en el primer mapa de la isla) hay zonas costeras de arena donde la vegetación es menos frondosa (consiguiendose una estabilidad general del título) pero, en las zonas verdes y boscosas plagada de vegetales en movimiento y de sombras, el rendimiento cae en picado a los movimientos de cámara (incluso si tenemos PS4 Pro).

Otros elementos del apartado técnico a destacar (y para bien) es el excelente diseño de los hasta 97 dinosaurios, que si bien no cuentan con una fluidez de movimientos pasmosa e hiperrealista, su nivel de acabado y el detalle de las texturas los hacen realmente intimidatorios. Del mismo modo, los mapeados son realmente grandes y cargados de detalles, alternando incluso diferentes climatologías.

Técnicamente la potencia de PS4 y PS4 Pro deberían de bastar para conseguir una major estabilidad y fluidez en el título sin rebajar lo más mínimo el notable acabado gráfico, pero pese a ello, el mal uso del motor gráfico enturbia considerablemente la experiencia de jeugo en consolas al ser evidente que aun debe trabajarse más a fondo en la optimización para evitar los frecuentes e incomprensibles errores de carga de texturas a medida que avanzamos en el mapa (o para evitar el llamado efecto popping en donde aparecen como de la nada y a una distancia corta de dibujado diferentes modelados 3D y texturas).

Con un buen rendimiento, además de mejorar la experiencia de juego, no dejaría ese sabor de boca agridulce en el que por un lado, nos maravillamos ante la viveza del entorno y lo bien recreados que están los dinosaurios y la vegetación, pero por otro decepciona y desalenta al jugador ya que, tras bastantes meses, el título ha mejorado poco en el que es su talón de aquiles desde el inicio: su rendimiento.

 

JUGABILIDAD

 

Antes de entrar en el apartado jugable, tenemos que mencionar que ARK: Survival Evolved puede jugarse sin necesidad de conexión a internet en el modo de uno o dos jugadores (en modo local a pantalla partida) pero que obviamente y como todo buen juego de supervivencia de éxito, donde ARK tiene su punto juerte es en su multijugador online. Además, en este modo, ARK resulta ser la envidia de muchos títulos exclusivos online, ya que permite hostear la partida a través de servidores dedicados y completamente personalizables donde podremos seleccionar la dificultad, la resistencia de los dinosaurios y animales del mapeado, nuestra resistencia y stats de vida o fuerza, la cantida dde experiencia que ganamos, etc...

Además de poder crear servidores propios para invitar a nuestros amigos, ARK ofrece la posibilidad de alquilar servidores que funciones las 24 horas del día, en el caso de que queramos formar un clan o una comunidad con un servidor propio con configuraciones personalizadas. Esto sin duda es un punto poco mencionado pero destacable por la inmensa variedad de servidores que podemos encontrarnos. Del mismo modo, no hay que olvidar nunca que en este tipo de juegos, donde si morimos perdemos todo lo que llevemos encima en ese momento, no se puede controlar la calidad humana de los jugadores que formen parte de ese mismo servidor, por lo que puede ser en ocasiones frustrante encontrarnos con lo típicos abusones o malllamados "trolls" que nos hagan la vida imposible si jugamos completamente sólos en los servidores oficiales de juego donde no podemos administrar la conducta de dichos jugadores. Este problema no es propiamente dicho del título, sino del género de juego y de una comunidad que cada vez se está volviendo más tóxica en ese sentido. Por esto mismo, es altamente recomendable jugar en servidores privados españoles o con amigos en modos de juego más cívicos como el PvE (jugador contra el entorno), donde todos los jugadores se alian para ir consiguiendo objetivos comununes, en vez del PvP (donde podremos formar parte de tribus para combatir contra otros jugadores además de intentar sobrevivir).


Dicho esto, podemos comenzar a mencionar las claves que hacen de ARK un juego diferente al resto de su género. Para empezar, nos situamos en el escenario (actualmente hay dos mapeados disponibles) completamente desprovistos de cualquieer herramienta (y casi ropaje). Será en ese inicio donde deberemos interactual con los diferentes elementos del entorno para conseguir los primeros materiales que nos permitan ir crafteando utensilios , armas y cobijo. En ARK, la madera, la paja, la fibra, la piedra y las pieles de los animales serán cruciales al inicio. Podremos conseguir dichos materiales inicialmente con nuestras manos desnudas golpeando troncos de madera o recolectándolos con el botón de interacción sobre la maleza o distintas rocas pequeñas. Más adelante, podremos acceder a los diferentes puntos de ercolección que irán apareciendo en el escenario a modo de columnas de piedra, luz y cristal, para conseguir materiales raros u objetos más exclusivos.

Al tiempo que debemos aprender a fabricar nuestros primeros utensílios (hacha, pico, antorcha para cuando caiga la noche, etc), deberemos hacer frente a los diferntes peligros que acechan el escenario (que no son pocos). Del mismo modo, habrá stats del personaje que debemos cuidar, como el hambre o la sed, para no caer incoscientes o directamente morir. A medida que vayamos aumentando nuestro nivel, podremos asignar puntos de mejora a nuestros stats de velocidad, fuerza, resistencia, salud, comida, capacidad de transporte (lo cual hay será importante al inicio ya que si recolectamos muchos materiales, perderemos la capacidad de desplazarnos corriendo), etc. Del mismo modo, podremos desbloquear los engramas. Dichos engramas no son más que los diferentes objetos que podremos craftear llegados a un nivel determinado. Dichos objetos pasan de ser desde armas sencillas, ropajes que servirán a modo de armadura, pasando por diferentes partes para construir nuestro refugio, hogueras para cocinar, etc...Es ta la cantidad de engramas que podemos desbloquear que sería una pérdida de tiempo andarnos por las ramas al intentar describirlos más en detalle.

Por el contrario, si que debemos hacer mención a la posibilidad de craftear monturas para dinosaurios ya que, posiblemte, la capacidad de domar a las terribles criaturas sea el añadido y la diferencia más atractiva del juego con respecto a otros títulos similares. Con respecto a esto, cabe señalar que la doma sólo podremos realizarla a partir de unos niveles determinados en función del tipo del dinosaurio. También, será importante saber qué dinosaurio vamos a tratar de domar ya que, en función de la especie, hay que tener en cuenta la naturaleza del mismo (si es carnívoro u ovnívoro, si es de caracter apacible o agresivo, etc.) Para domar a las criaturas será importante atacarles con la finalidad de aturdirles. Una vez aturdidos, deberemos alimentarles poco a poco para ganarnos su confianza (y para ello, cuanto más alimento le demos y más tiempo se encuentren indefensos en su estado de aturdimiento mejor). Para ello deberemos alimentarles con diferentes comidas y "aliños" que nos permitan sedarles o narcotizarles (dichos alimentos los conseguiremos cocinando en la hogura diferentes recetas de comida o a partir de venenos al tranformar algunos tipos de bayas que recolectamos de los matorrales).

Una vez "capturado" podremos añadirle la montura que anteriormente hemos crafteado para asi poder controlar a la bestia. Del mismo modo que tendremos que tener especial atención a factores como el hambre o la sed, una vez que capturamos a un dinosaurio deberemos controlar también sus niveles de hambre y salud (ya que, si fallece nuestra nueva mascota, obviamente no hará respawn y la perderemos para siempre). La doma y captura de dinosaurios puede aparentar sencilla pero lejos de serlo, requerira de mucho esfuerzo. Además, la dificultad de la doma dependerá del nivel que tenga el dinosaurio que pretendemos cazar.

Como podeis ver, ARK: Survival Evolved cuenta con muchos elementos comunes a los juegos puramente de supervivencia. La recolecta de materiales y el crafteo rápido de los diferentes útiles que nos ayudarán a obtener materiales y alimento de forma más eficiente será la tónica del juego. A medida que vayamos creciendo y obteniendo mejoras tanto en stats como en equipo y armas, podremos intentar adentrarnos en otros puntos del mapeado (que se divide en zonas en función de la dificultad para sobrevivir en dicha sección) orientándonos con el mapa que podremos visualizar en todo momento.

El concepto de juego es sencillo, aunque la dificultad del mismo es considerablemente elevada por la cantidad y la buena IA de los dinosaurios y animales acuáticos que harán todo lo posible por quitarnos de en medio. Dicha dificultad también se ve inicialmente aumentada por una interfaz de inventario un tanto liosa y tediosa de controlar con un mando. Con el tiempo terminaremos conociendola bien y acostumbrándonos a ella, pero no le vendría mal una depuración y una limpieza a la interfaz de usuario de cara a futuras actualizaciones.

 

SONIDO

 

El apartado sonoro resulta ser una grata sorpresa, en especial por las excelentes composiciones musicales (aunque escasas) que reflejan a la perfección las situaciones más tensas cuando somos atacados por alguna de las numerosas bestias del título, como en los momentos de más calma y paz. Sobresale por encima de todas estas piezas un tema princpial muy pegadizo que dificilmente podremos quitarnos de la cabeza. Del mismo modo, hay un gran trabajo en otorgar vida a loas diferentes criaturas con una muy buena calidad en los diferentes sonidos y gruñidos de las mismas.

El juego nos llega localizado con textos al castellano ya que, dado quizás por su caracter primitivo donde evolucionamos hasta estadíos futuristas, carece de cualquier tipo de doblaje. Pese a ello, dispondremos de chat de voz dentro del juego para comunicarnos con el resto de jugadores.

 

CONCLUSIONES

ARK: Survival Evolved tiene, tanto por las miles de posibilidades como por las novedades dentro del género de supervivencia, el merecido puesto de ser el más popular hasta la fecha. Pero dicha fama queda enturbiada por un rendimiento pobre en consolas, inclusive en la versión más potente de la sobremesa de Sony, donde la resolución y la estabilidad del título se ve resentida por un mal desarrollo y uso del motor gráfico Unreal 4. Pese a ello, cabe destacar que existen diferentes modos de configuración gráfica para disfrutar de todo el potencial técnico de ARK o mejorar la fuidez y experiencia de juego sacrificando elementos estéticos como texturas y sombras.

Pese al actual problema de rendimiento, Wildcard merece aun el lugar de la duda puesto que ha demostrado su intención en numerosas ocasiones de mejorar la experiencia de juego tanto con los numerosos y frecuentes parches de actualización, como por implementar desde el día uno el uso de servidores dedicados completamente personalizables.

Aunque podemos jugar a un sólo jugador o en compañia de uno amigo en modo local, las bondades y la diversión de ARK quedan demostradas con su fantástico modo multijugador, el cual puede ser divertido a la par que desesperante si nos topamos con malas compañías. Por ello, recomendamos buscar servidores privados o crear el vuestro con vuestros propios amigos para poder sacar el jugo al que sin duda es el mejor juego de supervivencia como tal del momento gracias a un buen equilibrio de la dificultad, las inmensas posibilidades de crafteo a nuestro alcance, (evolucionando a nuestro personaje y a nuestros dinosaurios, como el priopio nombre del juego indica, de la era prehistorica a la más futurísta y fantástica) y la posibilidad de domar decenas de bestias para afrontar las misiones y los combates más peligrosos.

 

NOTA: 7.5