Análisis: Shenmue I & II

Título: Shenmue I & II                                   Plataformas: PlayStation 4, Xbox One, PC

Género: Acción, Aventura, Rol                        Distribuidora: Koch Media

Desde que empezaron a ser habituales las remasterizaciones de juegos pasados, y pese a la relativamente buena acogida que tuvo fuera del país nipón, la saga Shenmue, creda por el matestro Yu Suzuki, era una de las grandes mencionadas dentro de los debates de foros y web como una de las remasterizaciones más esperadas.

Y es que pese a que las dos primeras entregas de la trilogía Shenmue vieran la luz hace relativamente pocos años para la exinta Sega Dreamcast, Shenmue consiguió algo al alcance de muy pocos. Además de convertir los eventos de Quick Time Event (QTE) en un elemento más dentro de los videojuegos que salieron a posteriori, Suzuki supo con la que es su obra maestra (pidiendo discupas a Virtua Fighters) sentar un precedente dentro de los videojuegos, recreando una ciudad y toda una sociedad casi real para la época. Además el paso de las horas y los cambios climatológicos infuia en un título que, por su condición de "Simulador de Vida" es amado por muchos pero odiado por otro número de jugadores.

Ahora, y tras el lanzamiento original de 2001 en Europa, Sega ha decidido finalmente cumplir el deseo de los fans de la inconclusa (por el momento) obra de Yu Suzuki lanzando la esperada remasterización de las dos primeras entregas para PlayStation 4, Xbox One y PC. Sega ha sabido guardarse este as bajo la manga a la espera de que la franquicia estuviera en boca de todos...y es que en parte, debemos agradecer a la inmensa comunidad de fans de la franquicia por aportar su granito de arena en la campaña de KickStarter que ha conseguiro que Shenmue III vea finalmente la luz el próximo año 2019. Sin ellos, el retorno por todo lo alto de dos obras maestras remasterizadas para la ocasión no sería posible.

 

 

HISTORIA

Para los desconocedores del título original que se embarcan en este viaje por primera vez, queremos recordar la trama, sin grandes spoilers, sobre la que se centra la saga Shenmue. Esta remasterización de las dos primeras entregas nos cuentan el largo periplo que debe recorrer Ryu Hazuki, nuestro joven y adolescente protagonista, hijo de una larga dinastía de maestros de artes marciales, hasta encontrar al asesino de su padre, el enigmático Lan Di.

Después de presenciar con sus propios ojos el asesinato de su padre, decide buscar venganza a toda costa, descubriendo en su camino el secreo familiar que protegía la familia Hazuki desde años atrás: Los Espejos del Dragón y del Fenix.

Comenzando nuestras andaduras por los barrios y vecindarios (reales) del paín nipón, Ryo cruzará los mares hasta llegar a Hong Kong no sin antes inmiscuirse en los grandes peligros que se esconden detrás de la figura de Lan Di y de descubrir el peligro real que consistiría que el villano de la saga se hiciese con los dos espéjos de la leyenda.

 

GRAFICOS

Hablar de Shenmue se nos hace arto complicado ya que, como fans, estámos completamente entregados a lo que fueron estas dos entregas desde su lanzamiento original en Sega Dreamcast y su a posteriori aparición en Xbox (en el caso de la segunda entrega). Si bien Shemue demostró ser un porténto gráfico para su época, debemos ser estrictos ante el producto que Sega nos brinda 17 años después, alabando lo que antaó era una proeza técnica pero destacando que, por su caracter de remasterizaciíon, podrían haber puesto más ganas en un recopilatorio tan ansiado como este.

Decimos esto porque, pese a ser una remasterización, Shenmue I & II no cuenta con mucho margen de mejora con respecto a las entregas originales de Dreamcast, a excepción del reescalado a 1080p y algun efecto de bloom añadido que apreciaremos en contadas ocasiones. Quitando estas dos novedades imposibles para la tecnología de la época, nos encontramos con que el resto de elementos reseñables de este apartado son un calco 1:1 del juego original (salvo algunas texturas de marcas comerciales que han sido retiradas).

Las texturas de Shenmue I & II son (y siempre hablando desde el punto de vista de remasterización) excesivamente pobres. La pixelación de las mismas son una constante que por la importancia de la obra, deberian haber recibido un lavado de cara. Por supuesto, el mantener intacto el apartado técnico de Shenmue I & II se debe a la peliaguda decisión de mantener el título tal y como era originalmente...algo que será digno de aplaudir para los más puristas pero que sin duda, para los jugadores nuevos acostumbrados a gráficos de infarto, será un punto poco atractivo.

Shenmue en su día contaba con el mejor ciclo día-noche que habíamos podido presenciar en un videojuego, además de influir en la historia y en las posibilidades que tendremos durante el título (lo cual mencionaremos en su apartado correspondiente de esta review), aportaban un juego de colores, de luces y sombras como nunca antes se vió en un videojuego. Sin duda Yu Suzuki fue un pionero en la industria, influyendo hasta hoy dia a los nuevos desarrolladores para exprimir la fórmula que ya pudimos ver en 2001 en los juegos de actual generación. En esta remasterización los efectos de Día-noche se han mejorado por el anteriormente mencioando Bloom añadido para la ocasión. Además, las sombras están mucho más definidas y responden, tras el último parche de actualización, a la perfección. Es posible que tanto la mejorada iluminación y la mayor definición por la resolución ( y la posibilidad de configurar el aspect ratio original de 4:3 a 16:9), sean los dos puntos a destacar dentro de esta remasterización.

Con respecto a la posibilidad de configurar el aspect ratio de 4:3 o 16:9, cabe reseñar que durante las secuencias cinemáticas o los QTE siempre aparecerán las dos bandas negras laterales ajustando el título a los 4:3 originales para después, cuando controlamos realmente a Ryo, volver al estandar actual de los 16:9.

Shenmue también innovó con los sorprendentes cambios climáticos que ocurrían al azar durante el juego. Dichos cambios también influian en algunos eventos determinados dado que, como buen proyecto de "simulación de vida" muchos PNJ no saldrían de sus casas o de hacerlo, irán portando los complementos necesarios para no coger una pulmonía.

Tanto la primera como la segunda entrega de Shenmue antaño fueron rompedoras pero hoy día, en esta nueva remasterización lanzada previamente a la salida de la tercera entrega que verá luz el año que viene, Sega no se ha querido arriesgar en hacer un lavado de cara considerable (especialmente en las texturas y elos los 30 FPS a los que corren ambos títulos) para dotar a Shenmue de un soplo de aire fresco que, sin perder su etiqueta de remaster, aporte a los dos juegos un atractivo para los nuevos jugadores.

 

JUGABILIDAD

Tanto Shenmue I como su segunda entrega podrían describirse como dos títulos de mundo semiabierto, centrados en escenarios interconectados entre sí a través de un tiempo de carga que se ha reducido al máximo en esta remasterización. En estos diferentes escenarios podremos interactuar con multitud de objetos y PNJ (personajes no jugadores) para ir avanzando en la historia ya sea por el alto e importante componente de exploración como a la hora de sumergirnos en unas barriadas que, en el caso de Shenmue I, se sienten vivas.

En todo momento y como mencionamos atrás, el paso de las horas será un elemento clave durante toda la partida ya que, en función de la misma, podremos acceder a diferentes tiendas o emplazamientos cruciales para progresar en la historia. Es por eso que en todo momento dispondremos de una vista en miniatura de nuestro reloj en la parte superior derecha de la pantalla.

Será aquí, al inicio del primer título, donde podremos vivir de primera mano la importancia a la hora de explorar y hablar con cada uno de los personajes presentes en los diferentes escenarios ya que gracias a las diferentes informaciones y pistas sobre los hombres de negro que acompañaban a Lan Di durante el momento del homicidio, que podremos avanzar en la trama a la vez que nos fundimos con la ciudad, sus lugares y sus habitantes.

Toda la información crucial que vayamos recopilando en nuestra búsqueda se irá anotando en nuestro diario, el cual nos servirá como guía y recordatorio de los siguentes pasos de nuestra invertigación. Además, en este cuaderno, dispondremos de unas páginas iniciales donde encontramos números de teléfono e información con la que poder interactuar con otros elementos del juego. Y es que la idea de Yu Suzuki de crear un mundo virtual realista llega hasta el punto de que podremos realizar llamadas telefónicas en cualquier momento para hablar con personajes de los que dispongamos su teléfono o incluso con la polcia. Este pequeño elemento dentro del juego nos deja claro, si somos insistentes en el, que la complejidad del juego y su inmensidad es más grande de lo que parece, pudiendo ver que hay centenares de lineas de diálogo y subtítulos que nos ayudan a conocer más de los personajes como es el caso de las llamadas a Nozomi o las conversaciones con los amigos cercanos del instituto.

Además, Suuki quería aportar a este pequeño pero vasto mundo lo que por aquella época comenzaba a aflorar: Los minijuegos y los coleccionables. Es por ello que en las dos entregas encontraremos repartidos y bien implementados en los diferentes escenarios multitud de ellos, como las míticas y ultraconocidas máquinas de gashapons con la que conseguir la coleccion de miniaturas de nuestros personajes de Sega favoritos, las diferentes máquinas de refrescos con premio incluido o los también conocidos recreativos de antaño donde podremos jugar a los dardos, a una máquina de pelea con la que demostrar nuestros reflejos (y habilidad con el mando y sus QTE), fundirnos nuestros ahorros en las tragaperras o incluso disfrutar de dós títulos míticos de la por aquel entonces no tan longeva Sega Megadrive: Space Harrier y Super Hang on.

Estos elementos arriba descritos y sus mecánicas son los que, por desgracia, los principales causantes de que SHenmue tenga un gran número de detractores que no sepan ver las bondades del título de Suzuki, calificando de manera erronea de "Simulador de paseos" sin ser capaces de ver las muchas bondades que el juego nos muestra después de las primeras horas de juego. Y es que no sólo explorar es importante. originalmente, Shenmue recibío el nombre en clave de Virtua Fighter RPG. Y es que Suzuki, padre de la famosa saga de lucha Virtua Fighter, quiso dar un paso más allá en el desarrollo de la franquicia, otorgando un toque RPG a su exitoso universo de luchadores pero cambiando el género de lucha por el exitoso RPG. Es por eso que en Shenmue habrá momentos para repartir tortas como panes.

Como buen hijo de su padre, Ryo posee habilidades y conocimientos de artes marciles que podrá en práctica contra un buen puñado de matones y mafiosos. Algunos de estas peleas callejeras se realizarán a través de cinemáticas y momentos Quick Time Event (una cinemática en la que deberemos pulsar el botón que aparece en pantalla lo más rápido que podamos), Este método de juego, implementado hoy día en decenas de juegos actuales, obtuvo su repercusión por primera vez en la primera entrega de Shenmue.

Además de los QTE, tendremos luchas en 3D al más puro estilo Virtua Fighter. Durante estos momentos dispondremos de los clásicos botones de patada y puñetazo, esquiva y agarre. Los movimientos básicos podremos emplearlos a modo de combo pero a medida que avanzamos en la historia iremos recibiendo lecciones y nuevos movimientos de otros personajes con habilidades marciales (auqneu también encontraremos viejos papiros donde se nos describe una nueva técnica que podremos aprender si practicamos los movimientos o las diferentes técnicas de combate en los diferentes emplazamientos "ocultos" del juego.

Como podeis ver, algunos de los elementos que conforman a Shenmue en su jugabilidad son elementos estandar presentes hoy en franquicias más modernas y de éxito. Suzuki supo con su obra innovar en este aspecto y, elementos hoy comunes de los videojuegos actuales se fraguaron en Shenmue, consiguiendo así transmitir un legado a la industra al alcance de muy pocos títulos del pasado.

Desde su lanzamiento en Sega Dreamcast, Shenmue siempre ha venido a nuestro pais con la importante tara del idioma ya que, aunque sencillo, el título siempre ha llegado a españa en inglés con subtítulos (también en inglés). Cuando se anunció la remasterización de las dos primeras entregas, fue un jarro de agua fría el ver cómo los fantasmas del pasado volvían a materializarse ya que una vez más el título no ha sido traducido al castellano.

Hasta cierto punto podemos entender el enorme trabajo y la enorme inversión de dinero que puede suponer traducir al castellano las dos entregas (por lo que comentábamos atrás de lso miles de diálogos y conversaciones que posee el título) pero , sabiendo la importancia del título (tanto para fans como para la industria) y que la tercera parte si vendrá localizada con subtítulo al castellano, hubiese merecido la pena el intento. Para nuestro respiro, los que jugamos a Shenmue en la Dreamcast original hemos crecido (y con ello nuestro nivel de inglés)...y los nuevos jugadores y los jóvenes de hoy día controlan la lengua de Shakespeare a un nivel más que suficiente para entender a la perfección el nivel tan básico que presenta la traducción del título.

 

SONIDO

En este ultimo apartado podemos vislumbrar una serie de claros/oscuros. Como punto positivo, por primera vez podremos disfrutar de las dos primeras entregas de Shenmue tanto con las voces en japonés como en inglés. Si bien es cierto que en esa ocasión recomendamos un decente doblaje en la lengua de Shakespeare para acompañar a los subtítulos y facilitarnos las cosas en el caso de que nuestro nivel del idioma no sea excesivamente alto.

Pese a ello, cabe destacar la pobreza en la calidad del mismo,  menteniendose los takes grabados antaño con la misma calidad que la versión aparecida en Dreamcast. Es por ello que podemos percibir como las voces se escuchan un tanto enlatadas y a un nivel muy bajo de los standares mínimos de hoy día (no sabemos si dichas grabaciones a una mejor calidad se han perdido para siempre o si por el contrario Sega no ha querido invertir tiempo y esfuerzo en remasterizar los audios.

La banda sonora (exquisita y con toques orientales que nos recuerdan constantemente al país del arroz) si dispone de una limpieza y una calidad digna de lo que se me rece este título (auque en la versión original, las pitas de música sí disponian de una calidad sobresaliente.

 

CONCLUSION

Siempre es agradable ver de vuelta a un juego que, como Shenmue, es tremendamente esperado por los incontables fans de la franquicia que quedaron enganchados al largo y duro viaje de Ryo por encontrar al asesino de su padre. Con el lanzamiento confirmado de Shenmue III, última entrega de la flanquicia que dará carpetazo final a la trama que Yu Suzuki siempre quiso acabar de contarnos, Sega ha sabido lanzar con suficiente antelación esta demandada remasterización imprescindible para comprender cómo se desencadenará el desenlace de la historia.

Pese a que es de agradecer dicho gesto por parte de Sega, Shenmue I & II nos deja un sabor agridulce en los labios al ser un port 1:1 de la versión de dreamcast donde los elementos añadidos o mejorados para la ocasión no lucen tanto en el aspecto gráfico como deberían. No pedimos una remasterización a la altura de otras de reciente o inminente lanzamiento, pero si nos hubiese gustado ver un mayor esfuerzo por parte de la compañia en aportar algo nuevo y fresco para aquellos que sí pudieron jugar a los títulos originales.

La saga Shenmue es, pese a sus pros y sus contras, una obra maestra adelantada a su tiempo que apostó por unas mecánicas de juego nuevas que, a raiz de ello, se han seguido manteniendo con el paso de los años...como títulos son dignos de un sobresaliente...pero como Remasterizaciónes, podrían mejorar.

 

NOTA: 7.5