Análisis The Legend of Zelda: Majora's Mask 3D

Título: The Legend of Zelda: Majora's Mask 3D          Plataforma: Nintendo 3DS

Género: Aventura                                                   Distribuidora: Nintendo

Desde la salida de The Legend of Zelda: Ocarina of Time 3D para Nintendo 3DS hace ya casi 4 años, nunca otro remake ha sido tan demandado y esperado por la comunidad fan de una de las franquicias más grandes y con más seguidores del mundillo videojueguil. A partir de entonces y cada cierto tiempo, sobrevolaban rumores acerca del retorno del joven Héroe del Tiempo...empezando desde aquel supuesto fin del mundo pronosticado por los Mayas (donde todos los seguidores considerábamos el día idoneo para el anuncio oficial del remake), pasando por la aparición de Zelda Williams en el evento de Smash Bros por Wii U del pasado E3 donde, voluntariamente como fan o bajo mandato de los altos cargos de Ninty, apareció en escena portando la tan famosa Máscara de Majora's. Al poco del supuesto "anuncio encubierto" del pasado E3, Grezzo, encargada de portar Ocarina of Time y de adaptar la edicion especial del 25 aniversario de Four Sword para DS Lite y Nintendo 3DS, declaró en su página oficial que, por aquellos días, estaban buscando trabajadores para comenzar el desarrollo de "una saga de leyenda".

Pese a no poder considerarse un anuncio oficial por parte de Nintendo, el rumor sobre el retorno de Skull Kid con su respectivo lavado de cara cobró más fuerza que nunca. La legión de fans del elfo verde teníamos claro que el anuncio del esperado remake en la portatil de Nintendo iba a realizarse más temprano que tarde...más aun sabiendo que Nintendo comenzaba a "juguetear con menciones y declaraciones" sobre su interés por un posible remake de Majora's.

Tras meses sin noticias, la espera del anuncio de Majora's Mask 3D llegó a su fin en una de las recientes ediciones de Nintendo Direct con las que la empresa nipona nos tiene ya acostumbrados. Fue entonces cuando la bomba fue soltada...la repercusión del anuncio del lanzamiento de Majora's Mask para la portatil de Nintendo hizo que los diferentes medios y redes sociales comenzaran a ebullir ante el hype que despertó el mismo, consiguiendo que al poco de abrirse las reservas del juego en las diferentes tiendas online, las unidades se agotasen a los pocos minutos.

Nintendo una vez más, como nos viene acostumbrando en los dos últimos años, se apunta el tanto de ser la única empresa que a día de hoy cuida, mima y sobre todo, sabe escuchar a sus fieles seguidores. Con el esperado remake de uno de los mejores (incluso el mejor Zelda para muchos fans de la vieja escuela), Nintendo resucita un título casi desconocido por los nuevos jugadores y cuya mecánica difiere a cualquier otra aventura conocida de Link y compañía. Es precisamente el trasfondo adulto en la trama y en el apartado visual del juego lo que convierte a The Legend of Zelda: Majora's Mask 3D, en un título asfixiante y estremecedor a la par que adictivo, original y único.

 

HISTORIA

 

Tras los acontecimientos ocurridos en Ocarina of Time y con Ganondorf derrotado, el joven Héroe del Tiempo, Link, decide partir en búsca de la que un día fue su compañera de viaje: Navi. Montado sobre los lomos de su fiel aunque indómita yegua Epona, Link se ve asaltado en las profundidades de un oscuro bosque por  Maya y Taya, dos hadas que acompañan a un ya conocido pero muy cambiado Skull Kid, aquel chico solitario y sin amigos que en Ocarina of Time tocaba su flauta en las profundidades del Bosque Kokiri.

Con Link incosciente en el suelo, el ahora malvado Skull Kid le arrebata a nuestro protagonista la Ocarina del Tiempo (además de secuestrar a su fiel corcel). Tras la persecución para evitar que Skulll Kid se salga con la suya, Link cae irremediablemente por un profundo agujero que lo conducirá directamente a un extraño y misterioso mundo diferente a Hyrule. Una vez allí, Skull kid maldice con su oscuro poder al joven héroe...arrebatándole su apariencia humana y convirtiendolo en un niño Deku.


Después de huir humillando al que un día fue el Héroe de Hyrule, Link conoce a un extraño y siniestro vendedor de máscaras que promete ayudarle si es capaz de recuperar una máscara que le ha sido robada por Skull Kid: La Máscara de Majora. Dicha máscara maldita contiene un espíritu malévolo confinado en su interior eones atrás cuyo único propósito reside en traer el caos y la destrucción a la tierra.

Poseido por la Máscara de Majora, Skull Kid inicia entonces el comienzo del fin del mundo haciendo uso de su oscuro poder para estrellar literalmente la luna contra la tierra. Para evitarlo, el joven elfo contará con tan sólo 72 horas antes de que el impacto arrase con toda vida conocida. Lo que el espítitu de Majora ni Skull Kid saben es que tienen frente a sí al aun desconocido Héroe de la Leyenda...el cual, usando su ocarina, será capaz de viajar en un bucle temporal de 3 días para hacer todo lo que esté en su mano para salvar al variopinto mundo de Términa.

Rompedora y demoledora respecto al resto de entregas de la franquicia The Legend of Zelda, la trama de Majora's Mask rompe los esquemas del jugador con un argumento mucho más adulto del que nos tienen acostumbrados los chicos de Nintendo. Una historia enrevesada donde empatizaremos como nunca con unos estrafalarios personajes que, con el paso de las horas antes del fin, angustian al jugador al conocer sus historias personales y cómo temen y padecen por su cercana e inevitable muerte.

Angustia y genialidad en partes iguales.

 

GRAFICOS

 

El desafío que supuso desarrollar Majora's Mask en la versión original de Nintendo 64 en un tiempo record supuso que muchos de los gráficos y diseños que aparecieron en su precuela, Ocarina of Time, fueran utilizados de nuevo en esta secuela hiperdopada que obligaba el uso de la expansión de memoria de Nintendo 64. Pese a la reutilización de gran parte de texturas y modelados, el título en su versión original lucía espectacular por sus elementos tétricos y lúgubres que, unido a una ambientación oscura y su argumento, hacía de Majora's Mask un título "dificil de jugar" para los jugadores especialmente sensibles.

En esta versión que Nintendo nos trae, los elementos gráficos propios del juego, como el nuevo diseño de la Luna, los personajes de Tingle o los jefes finales además de muchas otras texturas, presentan y mantienen su "estrafalario y característico diseño" que nos contagian más aun si cabe de lo rocambolesco que es el mundo de Términa. Grezzo ha sabido exprimir las posibilidades que la consola y el título se prestan a poseer, añadiendo un nivel de detalle en las reconocibles texturas y una fluidez en los modelados de los personajes que ya lo hubiésemos deseado en su versión original. Términa cobra vida de nuevo con escenarios hiperdetallados a la vez que variados y extensos, ya que además de la ciudad principal, recorreremos la Campiña de Términa, el Pantano, Las Montañas nevadas Picudas, el vasto océano,etc. A nivel general, este apartado destaca sobre todo por poseer una calidad bastante superior a lo que ya pudimos ver en el remake de Ocarina of Time, especialmente en los detalles de los entornos más cerrados.

Además de cambiar algunos escenarios, haciendolos un poco más grandes (como la plaza principal de donde está la Torre del Reloj de la ciudad, Majora's Mask 3D añade nuevos efectos de luz y de físicas haciendo que los atardeceres por poner un ejemplo, sean espectaculares si le añadimos el efecto 3D. Entre las físicas, destacan los elementos en suspesión como el polvo o la nieve, los cuales pueden llegar a exprimir tanto a la consola que produzca una leve bajada de frames pese a que el juego corra con una fluidez de 30 FPS en su totalidad salvando algun momento puntual.

Además del más que destacable trabajo en la genial retexturización, Grezzo ha añadido otros cambios que, pese a que a nivel personal me parecen un acierto, no han sido del agrado de los fans más puristas. De entre dichos cambios destaca por encima de todo el colorido del juego versus la estética de su versión original de Nintendo 64. Aquellos gráficos lúgubres y oscuros que nos quitaban el sueño a más de uno, han pasado a ser más coloridos y quizás menos impactantes que en su versión original. Dicho cambio propícia a que el juego sea más "jugable" y pueda abarcar una mayor cantidad de público dado que el impaco visual de principio a fin sí que es verdad que, pese a que ya tenga mis años y sea menos impresionable, el juego ha perdido un poco de su fuerza en este punto. Pese a ello, Majora's Mask 3D sigue manteniendo viva la sensacion que transmite la versión original gracias a su mecánica de juego y a su oscura y en ocasiones pesimista trama.

 

JUGABILIDAD

 

Si algo caracteriza a Majora's Mask de cualquier otra aventura de Link es sin duda la diferencia en su mecánica de juego frente a cualquier otro título de la saga. Dicha mecánica, pese a que no convenció a muchos en su día, plantéa un reto psicológico al jugador dado que dispondremos de una cuenta atrás de 72 horas para poder evitar la caida de la luna la noche del Carnaval de Términa. Si bien es cierto que a diferencia de otros juegos de Nintendo a contrareloj como puede ser Pikmin 1, no existe un tiempo límite real, si que viviremos y reviviremos dichos 3 días en un bucle infinito gracias a la Ocarina del Tiempo, la cual nos salvará el pellejo siempre que queramos evitar la pantalla de "Game Over" al anochecer del tercer día con la caida de la luna. Dicho esto, cabe destacar así la importancia de la Ocarina del Tiempo y de las diferentes melodías que repercuten en el transcurrir del mismo, pudiendo ralentizar el paso de las horas para duplicar el tiempo real del paso de los días, o transportarnos a alguna hora determinada del día (lo cual es necesario par acceder a algunas tiendas y realizar la mayoría de misiones secundarias).

Además de la Ocarina, si hay objetos que cobran una relevancia importantísima son las cuatro máscaras principales que conseguiremos en nuestro viaje y que nos serán vitales para acceder a todos los reconditos parajes de Términa. Dichas máscaras, las cuales al igual que la de Majora, encierran espíritos en su interior, nos otorgaran la apariencia, los movimientos y ataques especiales corresponientes a cada una. Con la Máscara Deku, podremos podremos atacar a enemigos a base de giros y "pompas" que podremos dirigir haciendo usop del giroscopio de la consola, saltar repetidas veces sobre el agua o hacer uso de su habilidad más importante: utilizar los matorrales Deku para volar y alcanzar planeando sitios que no serían accesibles de otra manera. Además, podremos durante el vuelo, arrojar nueces deku a modo de bombas para alcanzar y aturdir a los enemigos.

La segunda máscara que conseguiremos será la Máscara Goron. Las habilidades que nos confiere dicha máscara radican especialmente en habilidades físicas como poder asestar golpes más fuertes de lo normal con nuestros puños cual malote de barrio, hacer un ataque en bomba o enroscarnos y dar vueltas a toda velocidad para atacar con pinchos de roca que aparecen en nuestra espalda o subir por rampas pronunciadas que no podemos subir de forma normal. La fuerza descomunar de los Goron nos permitirá también portar objetos pesados y destruir rocas de gran tamaño sin hacer uso de las bombas tradicionales.

Otra de las máscaras importantes del título nos permite, entre otras habilidades, respirar y nadar a placer sin un límite de tiempo bajo el agua. La Máscara Zora es la única máscara que ha sufrido cambios en sus habilidades respecto a la versión de Nintendo 64, ya que, una de sus habilidades es la de nadar a toda velocidad y saltar cual delfín. Anteriormente, realizar dicho movimiento no requería de poder mágico para poder efectuarlo (al contrario que ahora), por lo que muchos que jugamos al título en su día, echaremos de menos poder "hacer el cafre" con toda la tranquilidad del mundo sin estarpendiente de nuestra barra de magia. Además de las habilidades mencionadas, también dispondremos de un par de aletas en los antebrazos que podremos utilizar de escudo o como arma arrojadiza a modo de búmerang.

Por último, y quizas una de las más deseadas de conseguir es sin duda la Máscara de la Fiera Deidad. Dicha máscara nos otorga la apariencia de un Link adulto mucho más oscuro y siniestro a la par que fuerte, capaz de lanzar poderosos rayos a través de su espada. "Por desgracia" esta máscara "sólo puede ser usada en las batallas contra los jefes finales". Conseguirla no será tarea fácil ya que, al igual que en el juego de N64, deberemos entregar todas las máscaras secundarias que hayamos conseguido.

Además de las cuatro máscaras principales que acabamos de comentar, también habrá otro gran numero de máscaras como acabamos de mencionar, que nos ayudarán a realizar las diferentes misiones secundarias que nos surgiran a lo largo de los 3 días de juego. Dichas misiones secundarias son las que demuestran la complejidad del desarrollo del título, ya que en función de la hora y el día, los acontecimientos que ocurren en la ciudad o en los diferentes y reconditos parajes de Términa son diferentes, incluyendo los diálogos de los personajes.

Es por eso que habrá dos elementos importantítimos a tener en cuenta a la hora de querer llevarlas a cabo: la Ocarina del Tiempo junto a la Melodía del Transcurrir, además del útil y modificado para la ocasión "Diario de los Bomber". Dicho diario te será entregado por el clan de los Bomber al inicio del juego. En dicho libro, será donde se anotan con detalle las demadas de cada uno de los habitantes de Términa, diferenciando diferentes listados de misiones como los rumores,, las misiones pendientes o las misiones completadas. Además y como novedad impuesta por Miyamoto para que nadie se perdiese ni el más mínimo detalle ni misión secundaria, incluye, a diferencia de la versión de Nintendo 64, una especie de "calendario" donde nos inican a partir de qué hora y a partir de qué día podremos interactuar con un personaje determinado. De ahí que sea vital la Canción del Transcurrir para poder viajar en el tiempo a la hora exacta que requerimos para iniciar un evento sin tener que esperar necesariamente el inexorable paso de los minutos. Además de las modificaciones en el Diario de los Bomber frente a la versión original, podremos programar una alarma para que nos avise a la hora que queramos si estamos mientras ocupados enotros menesteres.

El resto de elementos presentes en Majora's Mask 3D, suele ser el habitual de la saga: el arco, el gancho y más elementos comunes de otras entegas como las míticas botellas, pociones, hadas, bombas o flechas de fuego y hielo reaparecen una vez más cumpliendo un importante papel en las mazmorras sumado a las habilidades de las diferentes máscaras que obtenemos durante nuestra aventura.

Ya que hablamos de los templos...en esta ocasión deberemos penetrar en cuatro elaboradas y complejas mazmorras. Pese a que puedan parecer pocas, cada una de ellas cuenta con multitud de puzzles cuya complejidad son mayores a los planteados por ejemplo en Ocarina of Time (sin llegar a ser desesperantes). A su vez, en cada una de ellas hay dispersadas hadas de colores que deberemos reunir en la fuente del hada de su color correspondiente para conseguir atributos especiales como aumentar nuestra barra de mágia, mejorar nuestro ataque circular, aumentar nuestra defensa o proporcionarnos una espada especial.

Visto lo visto, no parece que Majora's Mask 3D pueda aparentar ser tan frustrante como muchos seguidores llevan diciendo desde su primera incursón en Nintendo 64. Y es que, sí bien es cierto que el saber usar las melodías e items indicados ayudan a hacer el viaje mucho más ameno, es en los diferentes items (menos los realmente importantes que se obtienen en las mazmorras) donde reside la "frustración" por la novedosa propuesta que Nintendo nos plantea en su juego: perderemos todos ellos (incluyendo las rupias si no las depositamos en el banco de la ciudad) cada vez que retrocedemos al amanecer del primer día. Al retroceder y "perder todo lo conseguido" también tendremos que repetir todos los dialogos con los personajes o todos los eventos necesarios si no hemos sido capaces de completarlos antes de volver atrás en el tiempo. Es por eso qe Majora's Mask además de un juego de aventuras, podríamos llegar a considerarlo un "juego de estrategia o de gestión", donde por el método de ensayo y error, deberemos repartir bien nuestro tiempo para cumplir un objetivo sin quedarnos mitad del mismo con la consecuente molestia que acarrea para el jugador.


Es quizás esta particularidad la que hace que muchos consideren The Legend of Zelda: Majora's Mask, el mejor título de la saga por su originalidad y diferencia frente al resto (que razón no les falta)...aunque también, dicho cambio tan repentino dentro de la franquicia, tanto por su angustiosa jugabilidad, su estética y trasfondo oscuro, lo convierten en uno de los títulos del elfo más repudiados o incluso desconocidos dentro de la comunidad fan. Si bien es cierto que la cosa es cuestión de gustos, nadie puede negar que Aonuma arriesgó con Majora's Mask haciendo de él un título diferente e istriónico dentro de lo que estamos acostumbrados a ver en un título de Zelda. Si profundizamos en él, reconocemos a simple vista la complejidad en el desarrollo del título y lo bien hilvanado que están todos los eventos; llegando a transmitir la sensación de que Términa cobra vida propia al empatizar tanto con sus personajes y sus diferentes estados de ánimo a medida que se acerca la hora final.

 

SONIDO

 

Al igual que ocurrió en el remake de Ocarina of Time para Nintendo 3DS, Grezzo incorpora mejoras destacables en la banda sonora y efectos de sonido. Los temas clásicos se mantienen en esta edición, respetando el método de creación original sin (por desgracia) orquestar ninguna pieza como ocurrió con su precuela en 3D. Pese a ello, si encontramos nuevos cambios en la gran composición musical de la que hace alarde el título. Los efectos añadidos destacan sobre todo al ser incorporados a las cinemáticas con Skull Kid, dándole un aspecto más tenebroso si cabe.

Con un listado de piezas que se adaptan perfectamente con la situación y el estado que se huele en el ambiente en Términa (dignísima mención a las diferentes versiones del tema de la Torre del Reloj, siendo mas oscura y tenebrosa a medida que pasa el tiempo), es agradable reencontrarnos con el "theme" original de la saga después de que no fuese incluido en la Campiña de Hyrule de Ocarina of Time.

Como es lógico de esperar, no contamos con ningún tipo de doblaje más allá de los gritos de Link y los sonidos característicos de los personajes secundarios. El único detalle a destacar es que los dobladores originales de la versión de Ocarina of Time repiten de nuevo n sus roles de Link niño y Link adulto con la Máscara de la Fiera Deidad.

 

CONCLUSION

 

Majora's Mask 3D es exactamente lo que todo fan de la saga The Legend of Zelda que se precie de serlo deseaba tener entre sus manos. Con unos gráficos que mejoran ampliamente al trabajo visto por Grezzo con Ocarina of Time, Majora's Mask vuelve renovado con texturas y modelados dignos del juego que se trata. Pese a que algunos elementos han sido modificados y suavizan el aspecto lúgubre y tenebroso de la versión original de Nintendo 64, este remake mantiene viva la esencia y el agobio que cualquier jugador con sangre en las venas vive desde el primer momento que encendemos la consola.

Por si fuera poco, a la genial mejora gráfica hay que destacar la mejora en la fluidez del título fernte a los 17 FPS de la versión PAL original de Majora's Mask. Aunque por lo general el título se mantiene estable, si es cierto que debido a la incorporación de nuevas físicas, en ocasiones sufre alguna que otra bajada de frames cuando hay demasiados elementos y efectos en pantalla. Como no podía ser de otra manera, el efecto 3D de este título, tanto en New 3DS como en hermanas de la familia 3DS (menos Nintendo 2DS obviamente) es sublime.

Original a rabiar tanto por su mecánica de los 72 días y el uso de las diferentes máscaras que iremos obteniendo, como por su angustiosa trama genialmente reflejada en la música y en los diálogos de los habitantes de Términa, Majora's Mask es el juego más adulto de toda la franquicia.


Pese a tener sólo 4 manzmorras, Majora'as Mask 3D ofrece muchísimas horas de diversión dentro de su bucle infinito delos tres días gracias a la multitud de misiones secundarias que podremos realizar con la ayuda del útil Cuaderno Bomber. El apartado sonoro se mantiene intacto a su versión original, incluso en ocasiones, se añaden nuevos efectos de sonido y variaciones en la música que hacen del juego un título aun más macabro si cabe.

Despreciado durante mucho tiempo por su cambio revolucionario y su nuevo planteamiento, Majora's Mask 3D aparece en el momento justo para los poseedores de Nintendo 3DS y los fans de las aventuras del Héroe del Tiempo. Después de la espectación que el lanzamiento del título ha despertado en toda la comunidad gamer (y no es para menos...Majora's Mask es pata negra), es el momento ideal para que aquellos que no lo conozcan, descubran una joya no oculta pero sí maltratada por las discrepancias que levantaron el cambio en la jugabilidad normalmente vista en sus predecesores. Aquellos que no fueron capaces de jugarlo en su día, es el momento idoneo para, con los años, dale la oportunidad que el juego se merece, de lo contrario os estaríais perdiendo uno de los mejores Zeldas de todos los tiempos.

 

LO MEJOR:

  • La mejora gráfica. Pese a que "suaviza" los rasgos más oscuros del título respecto a la versión original de Nintendo 64, son para quitarse el sombrero.
  • La adaptación del control sumado a la compatibilidad con Circle Pad Pro o el Stick C de New 3DS...poder mover la cámara a placer con el botón deslizante lo convierte casi en otro juego. Amantes de Miiverse y las capturas...obligatorio el uso de la camara libre.
  • La trama, la angustia y en general, todos los personajes...desde Skull Kid hasta el personaje secundario más "mindundi". Ver cómo la desesperación les invade ante la caida inminente de la luna es estremecedor a la vez que mágico.
  • Las máscaras...un planteamiento original que, si le sumamos las misiones secundarias para obtener el resto de máscaras, alargan la vida del juego muchísimas horas.
  • Pese a ser casi un calco a la original y no tener piezas orquestadas, la banda sonora sigue excitando a la par que nos desquicia (por su contexto con la historia) por partes iguales.

 

LO PEOR:

  • Las leves ralentizaciones que se sufren cuando hay muchos elementos en pantalla. Son muy escasas pero muy molestas dado que enturbian la imagen de un genial y trabajado remake.
  • Pese a ser buenas como he dicho antes, las músicas son las originales de Nintendo 64. Al igual que ocurría con Ocarina of Time, podrían haber arriesgado y orquestar si no todas, algunas de los temas más importantes al igual que sí hicieron con Link Between Worlds.

 

NOTA: 9,2