Análisis Project Zero: Maiden of Black Water

Título: Project Zero: Maiden of Black Water                            Plataforma: Wii U

Género: Terror                                                                    Distribuidora: Nintendo

Detrás de una generación, destacada fundamentalmente por refritos y juegos multiplataforma, Nintendo destaca de manera sobresaliente pese a las críticas de gran parte de la prensa internacional coronandose como la plataforma de actual con más títulos exclusivos del mercado. Siendo este punto incuestionable, Nintendo da un golpe sobre la mesa lanzando de manera exclusiva para su consola de sobremesa una nueva entrega de la aclamada franquicia de terror oriental cuyo título original es más reconocible por los fans como Fatal Frame.

La saga Project Zero, como es conocida en europa, vuelve a las tiendas en una única y limitada edición especial y a través de la tienda digital eShop, haciendo que a la larga, sea un título muy dificil de conseguir entre los coleccionistas y amantes del género. Además, la polémica sobre la decisión de Nintendo de no localizar el título al español, ha provocado numerosas críticas injustificadas acerca de la calidad del título. Es por eso que nos proponemos analizar Project Zero: Maiden of Black Water sin ningun típo de etiqueta sobre el mismo, siendo claros y transparentes como el agua, dejando patente que Maiden of Black Water es un título imprencindible en cualquier estantería y para todo aquel que ame este género.

 

HISTORIA

 

Project Zero: Maiden of Black Water, nos cuenta la historia de tres vidas que se cruzan en un mismo punto maldito: el Monte Hikami. Dichos personajes, con vidas completamente diferentes, se ven arrastrados por diferentes motivaciones hacia la montalla maldita plagada de misterios y sombras. Ren Hojo, periodista de investigación, se adentra en la peligrosa montaña en búsca de material para su nueva novela.

Miu Hinasaki, hija de la ya conocida protagonista de títulos anteriores, busca desesperadamente a su madre sin importarle los peligros que el monte y sus leyendas narran acerca de él.

Por último, nuestra principal y sobrenatural protagonista, Yuri Kozukata, viaja al monte Hikami en la búsqueda y rescate de su mentora, Hisoka Kurosawa. Hisoka, propietaria de una tiena de antigüedades y conocedora de la Camera Obscura y el mundo paranormal y fantasmagórico que rodea a Yuri, evitó que nuestra joven protagonista se quitara la vida en el también conocido como "Monte de los Suicidas" dado que su capacidad de ver las almas de los difuntos le atormentaban desde su tierna infancia.

Sin ser conscientes del peligro que se esconde entre los árboles y las rocas del maldito Monte Hikami, nuestros tres personajes vivirán una de las experiencias más terroríficas de sus vidas que jamás podrán olvidar...siempre y cuando consigan escapar con vida de las espectrales garras de los espíritus que allí habitan.

 

GRAFICOS

 

Como viene siendo habitual en todas las entregas de Project Zero, Maiden of Black Water es un survival horror de corte japonés que hace alarde de una jugabilidad clásica del mismo modo que los juegos del género de antaño como la saga Resident Evil, que se caracteriza por una atmosfera y una ambientación que acongoja con nada más ver los detallados y oscuros escenarios.

Gráficamente destaca en su apartado técnico por la genial ambientación, oscura y tenebrosa pero sin ser cargante o excesivamente agobiante por la escasez del campo de visión pese a lo frondoso, laberíntico y lineal del bosque del Monte Hikami. Los escenarios están cargados de polígonos y detalles que, si bien en ocasiones carecen de unas texturas a buena resolución, lejos queda de parecer un juego de generaciones pasadas como muchos le tachan.

Elementos como los efectos de luz son magistrales, obteniendo un nivel de realismo que destaca por encima de todo frente a otro elemento crucial en la historia como el agua, que sin ser mala no llega a la altura del potencial de Wii U.

El diseño de los personajes detacan por un buen modelado y expresividad facial, sobre todo durante las animaciones. Otros diseños, como los fantasmas carecen del nivel artístico y del detalle de los tres protagonistas, generando una mezcla de calidad y pobreza en detalles y diseños que deslucen la calidad general del título pese a sus buenos efectos de humo y luz "espectrales".

Del mismo modo que ocurría con Zombi U, Project Zero: Maiden of Black Water no cuenta con un apartado técnico de quitar el hipo pero cumple sobradamente pese a las carencias antes mencionadas con una ambientacion soberbia que nos mantiene en tensión a la espera de recibir un susto en cualquier momento y con una muy buena ejecución de la cámara en tercera persona.

 

JUGABILIDAD

 

Si sois conocedores de la saga Fatal Frame, os podreis hacer a la idea de que la jugabilidad y principios básicos del título se mantienen una vez más en esta nueva entrega para Wii U. El control es más propio de un juego clásico de terror como Silent Hill o los primeros Resident Evil en los que, iremos explorando cada escenario de manera pausada haciendo uso a la vez de los dos sticks analógicos. Si bien es cierto que si no estáis acostumbrados a los survival clásicos y al modo de desplazarnos en ellos, al principio puede resultar tosco el control, pero rápidamente nos acostumbraremos a él.

La jugabilidad del título reside en la exploracion pausada de elementos que iremos encontrando en nuestro camino, que nos argumentarán de manera muy amplia la narrativa de la historia de y cada uno de los capítulos que la componen. Además de dichos fragmentos de historia ,habrá multitud de items para recuperar salud o para ser empleados en combate como luego más adelante detallaremos.

Además de la exploración como escusa importante para generar más de uno y dos sustos de infarto, lo que más caracteriza al título y lo que todos recuerdan de las primeras entregas de la franquicia, es su original "sistema de combate". En nuestro poder, y como única arma a nuestra disposición ya que no contanermos con un haz de protones cual cazafantasmas del siglo de la tecnología...dispondremos de una simple y especial cámara de fotos llamada Camera Obscura. Dicha cámara, será nuestra única defensa contra los cientos de entes malignos que se cruzarán en nuestro sendero ya que, gracias a su particular poder, podremos exorcizar y destruir las almas de los difuntos que quieren acabar con nuestra vida.

Para el uso de la Camera Obscura, Tecmo Koei ha sabido aprovechar como pocos el característico y especial mando de Wii U ya que, además de servirnos para jugar en modo off-tv o para visualizar el mapa del Monte Hikami, tendremos que alzar frente la pantalla del televisor para hacer visible lo invisible. Una vez hecho este simple gesto, podremos rotar la cámara haciendo uso del giroscopio del WiiPad para captar con mayor totalidad al fantasma que tengamos delante antes de disparar nuestra fotografía.

Con cada fotografía que efectuemos sobre un espíritu, éste recibirá una pequeña cantidad de daño que le hará retroceder a la vez que conseguirá fragmentar parte de su alma en pequeños orbes. Dichos pequeños orbes que pululan a su alrededor nos será de vital importacia para poder efectuar más daño sobre el fantasma con la siguiente fotografía pues, si somos capaces de encuadrarlos con nuestro WiiPad dentro de la foto, conseguiremos asestar un daño mayor.

Además de existir mejoras para realizar fotografías progresivas, o diferentes tipos de papeles fotográficos que nos permitirán recargar con mayor o menos velocidad nuestra cámara, existen habilidades especiales que consiguen hacer un daño máximo siempre y cuando estemosa punto de ser atacados por un fantasma. Dicha habilidad, la cual da nombre al juego en su versión original (Fatal Frame), consiste en fotografiar la cara del fantasma justo antes de recibir daño por su parte. En nuestro visor, saltará una alarma lumínica y sonora del momento justo en el que que debemos disparar la fotografía para conseguir repeler al fantasma con éxito.

Como punto novedoso, han incluido en esta nueva entrega el elemento Fatal Grance. Dicho elemento, lejos de formar parte del componente jugable del título o los combates, nos dará la opción de conocer parte del pasado del espíritu que hemos vencido si somos capaces de tocarlo antes de que se desvanezca tras derrotarlo. Una vez hemos conseguido tocar al espíritu, aparecerá una cinemática en blanco y negro que sobre todo, aporta mayor sobrecogimiento al ya de por sí terrorífico juego.

Otra de las habilidades que nos otorga la Camera Obsura, será la de poder observar el camino que debemos seguir, mostrándonos a modo de ente o energía espiritual, el camino que ha seguido la persona que estamos buscando en ese momento.

Por último, hay que destacar que, además del indicador de vida de nuestro personaje, contaremos enla pantalla con un medidor de humedad. Dicho medidor indica cómo de mojado está nuestro personaje pues, en un escenario cargado de niebla, rios, lagos y demás elementos meteorilógicos y geográficos que podrían hacernos pillar una pulmonía, el papel que interpreta el agua es crucial en la historia pues, este acuoso elemento está fuertemente ligado a los espíritus.


Allá donde exista agua habrá decenas de almas dispuestas a acabar con nosotros y es ahí donde, si estamos muy mojados, aparecerán más espíritus de lo normal (además de conseguir hacernos mayor daño). Para evitar que nuestro medidor de humedad aumente de manera alarmante, existen items que deberemos equipar siempre antes de cada capítulo para poder controlar nuestro nivel de humedad.

 

SONIDO

 

En todo buen survival horror que se precie, es fundamental contar con una gran cantidad de elementos sonoros que nos sumerjan en la atmosfera del título. En Project Zero: Maiden of Black Water, encontramos un gran repertorio de acordes de violín y golpes de tambor que nos mantendrán en tensión constante si son sumados a los gritos, gemidos y quejidos espeluznantes que oiremos por canales separados en los altavoces del televisor y en los altavoces del Wii U GamePad. Esto es un pro y un contra, ya que si bien es cierto que el sonido envolvente de la sumatoria del televisor y el mando es magistral, impide que podamos jugar exclusivamente en modo off-tv, pues se pierde gran parte de los sonidos que producen esa carga emocional que el juego transmite al jugador.

Caracterizado también por la ausencia total de músicas durante el juego, contamos con la opción de escuchar las voces originales japonesas o el doblaje inglés el cual, nos será de ayuda para entender mejor la trama si chapurreamos el idioma ya que el juego, incomprensible e inexplicablemente no nos llega siquiera subtitulado al castellano.



CONCLUSION

 

Sin duda no podemos decir que Project Zero: Maiden of Black Water sea el mejor juego del género pero sí consigue una buena posición dentro los escasos títulos similares que podemos encontrar en la sobremesa de Nintendo. Gráficamente no destaca por ser hiperrealista pero cuenta con elementos que nos sumergen por completo en la sobrecogedora naturaleza esotérica del Monte Hikami manteniendonos en un sobresalto constante. La trama está cargada de misterios que, poco a poco se van resolviendo con el gran factor de exploracion que posee el juego y la nueva habilidad para poder conocer parte del pasadode los espíritus.

La Camera Obscura vuelve al ataque pero de forma renovada y haciendo uso del original mando de Wii U, su pantalla y su giroscopio. Si bien es cierto que la mecánica del juego no innova ni aporta nada nuevo frente a entregas pasadas, usar el control de Wii U para sesgar almas en pena le dan un toque diferente y más sobrecogedor si cabe por la tensión de los enfrentamientos paranormales.

Sin duda, y pese a no venir traducido al castellano, Maiden of Black Water cuenta con una trama que engancha y nos sobrecoge a la par si somos capaces de no perder el hilo. Además, hay elementos como el agua que sin ser necesariamente terroríficos, cumplen un papel muy importante e interesante en la experiencia de juego y en las sensaciones del jugador.

Terror japonés del bueno...una historia de fantasmas que se alejan de las cadenas de hierro o la violencia sádica y explícita pero que consigue sembrar miedo hasta al jugador más ávido en este típo de género. Yo mismo, acostumbrado a este tipo de juegos y amante de los survival horror debo reconocer que no he tenido el valor de jugar a otra hora que no fuese a plena luz del día.

 

NOTA: 7.5